Fotografía de aves en el patio de la casa

Actualizado: 30 de dic de 2020

Con todo el tema de la pandemia y el autocuidado par prevenir la propagación del Covid-19, hemos decidido pasar este fin de año en casa y de esta forma seguir cuidándonos, razón por la cual he realizado una pausa con algunos de los proyectos, travesías y talleres de fotografía de naturaleza.


Sin embargo,



Como tenemos diferentes aves que llegan, algunas que se alimentan de frutas y otras de semillas, era importante generar espacios para cada una de estas, que les permitieran sentirse libres y cómodas.



Ya contaba con algunos comederos de aves, que trato de mantener siempre con algo de alpiste y diferentes semillas la bandeja donde poner las frutas, la había construido hace un par de años, así que me centré en crear algunos posaderos para las aves, en donde pudieron llegar para así lograr unas fotos en donde se vieran estas en un entorno natural.



Para esto utilicé algunos troncos viejos de un árbol que habían cortado en la vecindad, a los cuales abrí un hueco en el centro y ubiqué diferentes chamizos o ramas que encontré de algunos árboles secos, que permitieran generar un entrono amigable para las aves.




Por otro lado, decidí construir bebedero, que me sirviera de posadero para las aves, algo que ya había utilizado en algunas ocasiones al realizar fotografía de aves desde algunos hide especializados.


Como no contaba con muchos elementos, para esto utilicé un par de bandejas de más o menos 90cm x 50 diseñadas para cultivos hidropónicos que conseguí por internet, al igual que algunos troncos y rocas que dieran la sensación de estanque natural. Para lograr un mejor reflejo, en el fondo de las bandejas ubique un par de láminas negras de acrílico que suelo usar para fotografía macro de fósiles y diferentes objetos en ocasiones.

Finalmente, acondicioné un espacio con un par de bebederos para colibríes, para así poderlos atraer y realizar algunas fotografías de estos en movimiento, aunque debo decir, que gracias a algunas flores que contamos en casa, estos siempre han llegado sin problema.


Por otro lado, para generar unos fondos difuminados, ubique algunas mallas de telas camufladas que suelo usar para fotografía de fauna, cuando suelo viajar a la región de los llanos orientales en Colombia, así como una carpa que he acondicionado para que funcione como hide, ya que con todo el tema de la pandemia este año me quedo imposible adquirir una tienda Tragopan la cual he mirado desde hace algún tiempo.


Por último, utilicé mi vieja tela cobertora camuflada de Lenscoat que suelo usar también para fotografía de fauna, para poder pasar desapercibido en algunos momentos.


Todo fue un proceso lento y de acostumbrar a las aves. Por un lado, fui ubicando primero los troncos con los posaderos, después el espejo de agua y finalmente la carpa y mallas camufladas, para no generar ningún cambio en las rutinas de las aves y por otro lado, para que estas volvieran a acostumbrarse de nuestra presencia, ya que con todo el tema del aislamiento, pasaron casi 6 meses desde que pudimos volver a la casa de campo.



Las aves respondieron muy bien a los posaderos, los empezaron a usar a los dos días de haberlos puesto, lo cual me permitió empezar a realizar fotos, mientras se iba generando una interacción con el espejo de agua, el cual tardaron en usar y visitar casi dos semanas después de haberlo construido. Los colibríes, continuaron viniendo constantemente, tanto a las flores como a los bebederos.



Como cada ave, tiene su momento durante el día, decidí centrar primero mi atención en aquellas que visitan la bandeja de frutas las cuales suelen llegar con la salida del sol. Ya caída la tarde, cuando el sol es idóneo y genera buenos tonos y contrastes, me centré en las aves que llegan a los comederos de semillas y algunos canarios que suelen llegar al espejo de agua.


Finalmente dedique unos días específicos entre el amanecer y el atardecer para fotografiar los colibríes, hora que es la mejor para fotografiar, según pude observar, ya que es cuando estos se sienten más cómodos y llegan frecuentemente.

En cuanto a la técnica, en la fotografía de aves es importante poner atención en los fondos y elementos distractores, conocer a las aves y sus costumbres, de esta forma sabremos sus predilecciones, horas y necesidades, por otro lado. En los talleres siempre recomiendo a las personas investigar antes de visitar un lugar, para así tener claro las diferentes especies y su comportamiento.


No suelo realizar recortes en mis imágenes de fauna, considero importante afinar el ojo, cuando conoces ya el comportamiento de las aves, esto te permite tener idea de los lugares predilectos en los que se posan y así lograr encuadres precisos.

Los parámetros de la cámara varían acorde a los diferentes momentos del día. Suelo aconsejar utilizar diafragmas intermedios, para así lograr fotografiar toda el ave, en la fotografía de fauna los diafragmas abiertos no son los idóneos, ya que buscamos tener a nuestro sujeto en foco completamente. Utilizar un diafragma 2.8 para fotografía de aves o fauna en general, haría que tuviéramos solo la cabeza enfocada y el resto del sujeto fuera de foco, lo cual no es aceptable.


Lo que sí es importante es centrar el foco en el ojo del ave, esto dará mayor presencia a la imagen. La utilización del enfoque de seguimiento y ráfaga es algo a elección, en lo personal utilizo esto cuando se trata de fotografiar aves en vuelo animales moviéndose en medio del bosque.

Para finalizar, quiero dejarlos con éste pequeño video, el sonido que escuchamos de fondo es el de una quebrada que pasa a pocos metros de la casa.


En próximos artículos, hablaré de diferentes técnicas especializadas en fotografía de aves y fauna, lo cual abre todo un mundo de posibilidades dentro de la fotografía de naturaleza.

 Todas las imágenes © by RAFAEL S. E. PHOTOGRAPHY.        |        rafasees@rafaelse.com        |        Contacto

  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • 500
  • LinkedIn Social Icon