© by RAFAEL S. E. PHOTOGRAPHY.

  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • 500
  • Flickr Social Icon
  • Google+ Social Icon
  • LinkedIn Social Icon

Travesía por el Parque de los Nevados – El Volcán Nevado del Tolima

La semana pasada en compañía de Alternative Colombia, emprendimos la travesía por el Parque Nacional los Nevados, hacia el Volcán Nevado del Tolima o Dulima (nombre indígena de éste), el cual se encuentra ubicado en la Cordillera Central de los Andes en Colombia.

 Nuestro viaje comenzó días antes con la preparación, revisión y alistamiento del equipo, en mi caso, el de montaña y el fotográfico.

Con cinco días por delante, un itinerario apretado, salimos de Bogotá sobre las 11 de la noche rumbo a la ciudad de Armenia, a la cual estuvimos llegamos sobre las 7 de la mañana, debido a la gran cantidad de tráfico en la Línea, viaje que estuvo acompañado de lluvia y camiones por doquier. Ya en Armenia, tomamos el trasporte hacia el pueblo de Salento, uno de los mayores sitios turísticos en la zona, por su arquitectura e historia, en compañía de varios extranjeros y algunos locales.

 En Salento, sobre las 8 de la mañana, buscamos un lugar donde desayunar antes de continuar nuestro viaje en los tradicionales Jeep Willys, que conducen hacia el Valle del Cocora, atractivo turístico por excelencia de Salento y lugar de inicio de nuestra travesía a pie, por las montañas.  

 

 

Ya en el Valle del Cocora, a las 10 de la mañana, con el morral al hombro y un peso alrededor de los 25 kilos cada uno, iniciamos nuestro ascenso rumbo al Parque Nacional los Nevados, tomando el camino que conduce hacia la antigua finca ya en ruinas, llamada El Bosque, ubicada sobre los 3.200 metros un trayecto de 6 kilómetros con un desnivel de 800 metros. Estuvimos llegando sobre las 4 y 30 de la tarde, lo cual nos dio el tiempo suficiente para armar nuestra carpa, buscar agua, tomarnos un mate y cocinar y dormir.

 

El día siguiente nos recibió con lluvia, había empezado a llover sobre las 3 de la mañana y no paro hasta las 7, razón por la cual decidimos tomarnos nuestro tiempo, ya que nos encontrábamos agotados por el viaje del día anterior, así que desmontamos nuestro campamento, desayunamos y emprendimos el camino rumbo a la Finca la Primavera, donde pensábamos pasar la noche y reponer energías antes de continuar. El día estuvo acompañado de lluvia intensa, mucho barro y una pendiente de 1.200 metros en 6 kílómetros, antes de llegar a la primavera, lugar donde pasamos la noche en un cuarto de los que alquila Mabel, dueña del lugar.

Un poco indecisos debido a la lluvia la cual continuo toda la noche, pero con pronóstico de buen clima para los siguientes días, continuamos nuestro camino el día siguiente, rumbo al lugar denominado El Calvito, lugar al que llegamos tras caminar 7 kilómetros, de ésta forma  500 metros de nuestro destino, decidimos acampar, con el fin de prepararnos para nuestro último tramo hacia el Volcán Nevado del Tolima el día siguiente, ya con tan solo 3 kilómetros de separación de la cima de éste.  Alistamos nuestro equipo con calma y nos dispusimos a descansar, ya que emprenderíamos nuestro camino al día siguiente sobre las 4 de la mañana, para llegar al borde nieve con los primeros rayos de luz.

Según lo planeado, a pesar de la lluvia intensa que cayó entre las 12 y 3 de la mañana, pasadas las 4 de la mañana, desayunados y con algo de frío emprendimos nuestro camino, acompañados de nuestras cámara, equipo y linternas frontales, para ir viendo el camino. A medida que nos acercábamos, pudimos ver como el clima de la noche anterior podía cambiar nuestros planes, ya en la zona del helipuerto, nos percatamos de la gran cantidad de nieve y hielo presente en las rocas que nos separaban de nuestra anhelada meta.

 

 

 Es así, como después de pensarlo y hacer un análisis de gestión de riesgo, decidimos dar por concluido nuestro intento de ascenso al nevado, decisión acertada, ya que tan solo a 20 minutos de haber emprendido nuestro regreso, el clima cambio, empezando a caer una neviza bastante fuerte, la cual en cuestión de minutos dejo blanco el lugar.  

  A medida que bajábamos, nos acompañó una fuerte lluvia que continuo hasta las 2 de la tarde. Hora en la cual desmontamos campamento y emprendimos el descenso hacia la finca La Playa, lugar en donde pasamos la noche, atendidos por Dora y Carlos personas cálidas y amables, encargadas del lugar.  Al día siguiente bajamos hasta del Valle del Cocora, por la ruta que pasa por Estrella de Agua y Acaime, sendero que se encuentra en muy mal estado por las lluvias y el continuo paso de mulas, dando así por concluida nuestra travesía.

  Aunque no pudimos llegar a la cima del Tolima, fue un excelente viaje, los paisajes del páramo y las montañas del PNN los Nevados son asombrosas, siempre me producen placer y recargan de energías. Es el viaje lo importante, no la cima a cualquier precio.

 

Please reload

Soy historiador y fotógrafo de viajes, paisajes y naturaleza. 

Te daré consejos en éste blog, sobre fotografía y viajes, al igual que de equipo y técnica, para mejorar tús fotos en espacios naturales. 

Categorías
Please reload

Lista de entradas

November 6, 2019

Please reload

Sígueme en